Imaginemos.


Nos reunimos en el gran estadio de la democracia, algunos espectadores, otros jugadores. Es el juego de la democracia. Como en un partido de futbol, esperamos el juego limpio, caballerosidad, honestidad, amistad.

El fin es común, el bien de México.

El arbitro, con todas sus fallas, lo vemos honesto y si bien podría equivocarse en algún momento del partido creemos que no alterará el resultado del partido. Después de todo, los participantes del juego lo eligieron.

Suponemos que es un partido entre selecciones de aficionados, los que participan ese día solo lo hacen cada seis años. Funcionarios de casilla, observadores, representantes de partidos, lo que indica el reglamento.

El juego empieza…y te toman por sorpresa…

Uno de los equipos llega con jugadores de futbol americano, con profesionales amañados de muchos años. La sorpresa no es que lleguen así, sino que pensamos que esto no sucedería nuevamente.

Sabemos lo que esta ocurriendo en el transcurso del juego. Se someten a las reglas pero no hay juego limpio.

Para ti, para mí, como para muchos es el futuro de México en juego. Para otros, tanto gasto en el juego refleja sus intenciones. Ser un botín a obtener.

El resultado del juego es obvio. Hay un ganador que no cometió faltas el día del partido.

Pero se acabó la fiesta. No hay festejos, no hay felicitaciones al contrario por el buen partido jugado.

Hay ganador pero salimos con una amarga sensación de que perdimos todos.

Es la sensación que regresara ese tipo de juegos sin fair play y no ganará el mejor intencionado sino aquel que más mañas tenga…

Anuncios

La educación en México: enseñanza de segunda, costo de primera clase


Escucho en el radio que quienes obtuvieron los mayores aumentos en el país el año pasado fueron los empleados de gobierno, y que de entre ellos el mas beneficiado fueron los maestros que recibieron un aumento del 15% (puntos porcentuales redondeados).

El sindicato, propiedad de Elba Esther, ha logrado uno mas de sus propósitos, sacar del gobierno lo que desea para seguir manteniendo el control y el dinero que nosotros aportamos.

¿Qué maestro se quejara de estos logros sindicales de su lideresa? El dinero en sus bolsillos hara que defiendan este sistema. Y tendrán una parte de razón. ¿Qué maestro no merece ser bien pagado?

Pero, acaso un policía, un bombero, un empleado de una fabrica, un albañil, un oficinista, ¿no merecen recibir una buena retribución por su trabajo?

Pero es que los maestros construyen el futuro de México al educar a nuestros hijos, se podría decir. ¿Pero acaso después de décadas podemos presumir de la calidad de la educación? ¿Los logros sindicales son recompensa por las excelentes generaciones de jóvenes egresados con alto nivel de conocimiento y capacidad?

¿De que sirve asignar mayor presupuesto a la educación cuando este se va a las arcas de personas alejadas de los objetivos primordiales?

¡Noble labor la de ser maestro!, ¡pero que perverso el simularlo!.

Sigue leyendo

Los privilegios de Elba Esther


Me indigna enterarme que el Sindicato de Elba Esther (¿Se puede decir de otra forma? Recibe el equivalente de 6.5 millones de pesos diarios (Casi 586 millones de pesos de abril de 2011 a abril de 2012). Quadri replica que es menos que son solo 4 millones de pesos diarios.

¿Pero que importa si son 4 o 6.5 millones? Es al final una aberración.

Las noticias nos indican que lo que recibe el SNTE equivale a 6.5 millones de pesos diarios

Hay millones de pobres en México, el gobierno aduce que no hay presupuesto suficiente para acabar con ella. Nunca habrá dinero suficiente cuando nuestro dinero, el dinero que aportamos vía impuestos se desvía para fines oscuros, privilegios desde las épocas del PRI que ahora se dice son conquistas sindicales.

Sigue leyendo