México secuestrado


Hay no solo acusaciones, sino evidencias e inclusive el reconocimiento del PRI de que hay movimientos millonarios hacia la campaña de Enrique Peña Nieto.

Las investigaciones periodísticas serias y neutrales como es el caso de Carmen Aristegui muestran, fuera de toda duda, que la campaña de Enrique Peña Nieto fue llevada a cabo por medios de financiamiento no legales.

En esta danza de los millones empiezan a mostrarse evidencia de que hubo lavado de dinero.

Los partidos viven del presupuesto nacional, es decir, de nosotros. Por tanto, las reglas de claridad y transparencia van mas allá de lo que pueda estar escrito.

La presunción de inocencia mientras no se pruebe lo contrario no puede aplicar para los partidos. Porque ante todo, se suponen que son los encargados de darle vialidad a las opciones del futuro de nuestro país.

Sigue leyendo