Hipatia, Una mujer extraordinaria


Tenia sesenta años de edad, se dirigía hacia su escuela o hacia su casa. Una turba de fanáticos religiosos se abalanzo sobre el carro que le conducía a su destino (Se cree que esta turba eran parte de los 500 monjes guardia de Cirilo, arzobispo de Alejandría)

Corría el año 415 (o 416), el cristianismo a través de la iglesia católica apoyada por el emperador romano se extendía por todo el imperio romano. Los limites entre la fe, el fanatismo, la tolerancia, la ciencia y la brujería se perdían entre las interpretaciones de cada obispo.

Teodosio, emperador romano, se había convertido al catolicismo y la había declarado la nueva religión del estado. El libre pensamiento y la tolerancia religiosa se vieron amenazados y perseguidos, acusándose de herejes aquellos que no se ciñeran a la nueva religión. Sigue leyendo