La educación en México: enseñanza de segunda, costo de primera clase


Escucho en el radio que quienes obtuvieron los mayores aumentos en el país el año pasado fueron los empleados de gobierno, y que de entre ellos el mas beneficiado fueron los maestros que recibieron un aumento del 15% (puntos porcentuales redondeados).

El sindicato, propiedad de Elba Esther, ha logrado uno mas de sus propósitos, sacar del gobierno lo que desea para seguir manteniendo el control y el dinero que nosotros aportamos.

¿Qué maestro se quejara de estos logros sindicales de su lideresa? El dinero en sus bolsillos hara que defiendan este sistema. Y tendrán una parte de razón. ¿Qué maestro no merece ser bien pagado?

Pero, acaso un policía, un bombero, un empleado de una fabrica, un albañil, un oficinista, ¿no merecen recibir una buena retribución por su trabajo?

Pero es que los maestros construyen el futuro de México al educar a nuestros hijos, se podría decir. ¿Pero acaso después de décadas podemos presumir de la calidad de la educación? ¿Los logros sindicales son recompensa por las excelentes generaciones de jóvenes egresados con alto nivel de conocimiento y capacidad?

¿De que sirve asignar mayor presupuesto a la educación cuando este se va a las arcas de personas alejadas de los objetivos primordiales?

¡Noble labor la de ser maestro!, ¡pero que perverso el simularlo!.

Sigue leyendo