Rosetta

Rosetta y su cita con 67P/Churyumov-Gerasimenko


Entre tanto daño a nuestro planeta, tanto desagravio a la naturaleza, tanta violencia entre personas, pueblos y países. Un pequeño artefacto que dejo nuestro planeta hace 14 años al fin llega a su destino. Rosetta ha llegado a su cita con el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko, donde Philea se posará y podría ser una de las pocas evidencias que en unos siglos muestren que en una roca cercana a un sol, existió algo mas que vida. Que hubo un intento de comprender el Universo y que esperemos que nuestras generaciones sean testigos de que la humanidad supo superar sus problemas.

Rendezvous with a comet

La humanidad debe cambiar


Originalmente publicado en Univexo:

Nunca antes en la historia del mundo había habido tantas personas viviendo en el mundo. Compartiendo el mismo espacio, ahora somos más. No es solo de un siglo a otro, o de una generación a otra. Ahora en la misma generación notamos mas personas en los mismos espacios.

Somos siete mil millones de personas en este momento. La población se duplico en menos de cincuenta años, ¿Hacia donde nos dirigimos?

Los problemas del mundo, aunque queramos ignorarlos, están presentes. La pobreza, la contaminación, la desertificación, la sobreexplotación de recursos, la desaparición de especies, el calentamiento global, la disminución de la capa de ozono, sobrepoblación.

Ver original 762 palabras más

La Divina Comedia


Divina comediaDante Alighieri

Divina Comedia

********************************************************************************************************

INFIERNO

CANTO I

A mitad del camino de la vida,

en una selva oscura me encontraba

porque mi ruta había extraviado.

¡Cuán dura cosa es decir cuál era

esta salvaje selva, áspera y fuerte

que me vuelve el temor al pensamiento!

Es tan amarga casi cual la muerte;

mas por tratar del bien que allí encontré,

de otras cosas diré que me ocurrieron.

Yo no sé repetir cómo entré en ella

pues tan dormido me hallaba en el punto

que abandoné la senda verdadera.

Mas cuando hube llegado al pie de un monte,

allí donde aquel valle terminaba

que el corazón habíame aterrado,

hacia lo alto miré, y vi que su cima

ya vestían los rayos del planeta

que lleva recto por cualquier camino.

  Sigue leyendo